BIENVENIDOS A SONYMAGE

Sonymage

El Equipo de Sonymage te da la bienvenida a un espacio creativo
dedicado a la fotografía y el fotógrafo amateur.

Vivir la fotografía de una forma diferente implica armonizar el arte y la creatividad, con la libertad de expresión y el respeto absoluto por el autor y su obra.
Nos mueve una incondicional pasión por el mundo de la imagen.
Si sientes nuestra idiosincrasia como propia, te invitamos a compartir experiencias participando en nuestras redes sociales y en la elaboración de nuestra revista.


¿Quieres colaborar o publicar tus trabajos en nuestro Magazine?…
Ponte en contacto con nosotros:  
administracion@sonymage.es


Editorial Magazine nº 46

Mayte Muro 

Había una vez una mujer bellísima por dentro y por fuera, cuya intensa mirada azul, a pesar del paso del tiempo, jamás había perdido la curiosidad y el candor que lució en aquellos años de la “movida madrileña”. Además, esta preciosa mujer era una magnífica artista: pintora, fotógrafa, poeta…, diríase que todas las musas confluyeron en el alumbramiento artístico de la gran dama que, en 2005, obtuvo el prestigioso “Premio Nacional de Fotografía”.
Conocimos a Bárbara Allende Gil de Biedma en el año 2014. Le solicitamos una entrevista para nuestro Magazine nº 23 y a ella, le bastó saber que éramos unos “locos” apasionados por la fotografía, para conectar con nosotros y regalarnos parte de su tiempo en una memorable entrevista que continúa vigente, y hoy se nos antoja más valiosa que nunca, porque Ouka Leele, que así se hacía llamar artísticamente, nos dejó el pasado 24 de mayo a la temprana edad de 64 años.

Magazine Sonymage Nº45

Nuestra pasión es la fotografía…

Entrevista  

GONZALO AZUMENDI

«Genio  y Figura »

por Mayte Muro   – Pág. 12

escuelas de arte

ANTONIO OJEDA

«Fotógrafo documental de Bodas»

por Jose Montaño   – Pág. 38

conociendo a…

ANTONIO JOSÉ MURO

(Ajmurosanchez)

por Mayte Muro   – Pág. 62

Fotografías Destacadas «SYM»

Un paseo por la excelencia fotográfica
en el
Magazine Sonymage Nº 45

Patxi Pérez

Nos gusta la fotografía, es nuestra pasión…
Observamos cada trabajo con detenimiento, degustando su excelencia como se degusta un buen vino, activando nuestros sentidos, paladeando cada sorbo de una técnica depurada en unos casos; en otros, admirando una estética que nos embelesa y, por supuesto, saboreando la creatividad como un factor significativo, capaz de singularizar cualquier fotografía y hacerla única.
Las fotografías que veréis a continuación son pequeños tesoros visuales que, por alguna poderosa razón, han llamado nuestra atención y queremos compartir con vosotros, la emoción de cada uno de esos instantes. Todos los trabajos que os presentamos pertenecen a fotógrafos amateurs que, al igual que nosotros, viven la fotografía con vehemencia, entregándose al aprendizaje constante y dando lo mejor de sí mismos. La ilusión rige su espíritu en la consecución de esa fotografía «especial», capaz de despertar la sensibilidad, la inquietud y la curiosidad del espectador.
Así pues, os invito al disfrute sosegado de estas imágenes, libando el néctar que desprende cada píxel, para que constatéis su excelencia y percibáis, ampliamente, los aromas de su singular narrativa visual.

Presentación de Fotógrafos en el  Magazine Nº45

J. Carlos Ñíguez Carbonell

«Fotografía sugestiva, intimista y cercana a la abstracción»

Bego Amaré

«La fotografía es una puerta a la creatividad y a la evasión»

Juan de Villalba

«Me considero una especie de cantautor fotográfico»

Magazine Nº45   «Artículos y Reportajes» 

Fotografía Subterránea 

Coventosa «Una joya labrada en caliza »

Íñigo Gómez de Segura  – Pág. 176

Fotolibro

«La Mujer y la Mar»

Laura Prego y Raimon Moreno  – Pág. 162

Nepal

«22 días por el país de los ochomiles »

Iván Antolín  – Pág. 198

Grandes Maestr@s
de la
Fotografía

Saul Leiter
«Una ventana cubierta con gotas por la lluvia…»

David Santaolalla

La lluvia martilleaba con violencia contra los cristales de la ventana. Y llevaba más de una semana así. Se acercaba el fin de la jornada y me disponía a encender la última pipa del día cuando a la puerta de mi despacho se asomó Margit:
— Jefe, hoy me marcho un poco antes, que tengo al niño con anginas.
Margit me llama jefe, pero la que manda, la que controla el cotarro es ella. Unos instantes más tarde la vi cruzar la calle con su paraguas rojo.
No había terminado de dar la primera calada a mi pipa cuando en el marco de la puerta divisé la silueta de un hombre con sombrero y gabardina.
— ¿Philip Marlowe?— Preguntó con un aire ligeramente insolente.
— Eso es lo que pone en la puerta — contesté tras una nube de humo— ¿Qué le trae por aquí? Estaba a punto de cerrar.
— Un tal Violets M’Gee me dijo que viniera. Tengo un trabajo para usted.
— Excelente. ¿Cómo anda Violets? Pase y siéntese.
Violets M’Gee era un detective de la sección homicidios del Departamento de policía.

Sueños Paralímpicos

«A través de la mirada de Juan Armentia»

Texto y fotografías: Juan Armentia

Era algo que tenía entre ceja y ceja en cuanto me asomé por primera vez al deporte adaptado. Recuerdo que fue en una carrera de atletismo que se celebró en Bilbao. Me impresionó la energía que trasladaban las imágenes “calladas” que tomé aquella lluviosa mañana de domingo. Los musculados brazos de aquellos corredores impulsando sus sillas de ruedas, su congelado esfuerzo en mi cámara, me subyugaron de tal forma que, cuando me enteré que podía ir a los Juegos Paralímpicos de Barcelona 92, no lo dude ni un minuto. Cogí el material que por entonces tenía, una Nikon F801 analógica y allá que me fui. No tenía muchos días libres (apenas 4), pero los recuerdo con toda su intensidad.

Lo que descubrí allí, las emociones que me provocaron, no sé si seré capaz de expresarlas, pero, desde luego, el calificativo de menor rango que se me ocurre es: Asombroso. En esos pocos días recorrí la mayoría de las instalaciones paralímpicas, y me sorprendió cómo se habían acomodado para su utilización por personas de movilidad reducida. Rebajes, rampas, ascensores, w.c. adaptados…, todo concebido para que estos colosos del estadio, pudieran acceder a él sin tener que toparse con las sempiternas barreras que entonces eran comunes en los usos constructivos. Decenas de autobuses con plataformas elevadoras, trasladaban a los deportistas desde las distintas sedes hasta la Villa Olímpica. Una Villa que se había concebido también desde criterios de accesibilidad total. Puertas anchas, entradas sin escalones, ascensores, inodoros con barras de apoyo, platos de ducha… En definitiva, otra forma de entender unas viviendas que, cuando terminaron los Juegos, fueron adjudicadas a la población barcelonesa -con o sin discapacidad- en públicos sorteos, y constituyeron un ejemplo de cómo construir pensando en todos.

¿Quieres colaborar con nosotros y publicar tus trabajos en nuestro Magazine?…

¡Únete a nuestro gran Equipo!

  • administracion@sonymage.es