Conociendo a…

Daniel Alonso
Mayte Muro

Daniel Alonso Felices es un fotógrafo amateur que, desde hace tiempo, forma parte del Equipo de Sonymage, con funciones de Administrador.

Nació un 18 de febrero de 1973 en la bonita ciudad norteña de Santander, siendo el segundo de tres hermanos. Su padre, de profesión jardinero, seguramente tuvo mucho que ver en ese cariño y respeto que Dani (así le llamamos los amigos) siente por la naturaleza.

Desde los cuatro años vivió en el barrio santanderino de Cazoña, una zona residencial con amplios paseos y bastantes zonas verdes. Allí es donde cursó sus estudios de EGB en el Colegio Público General Sagardía y, posteriormente, su educación secundaria en el IES Leonardo Torres Quevedo. Como siempre fue buen estudiante, al finalizar esa etapa decidió completar su formación con la Licenciatura en Ciencias Económicas y Empresariales en la Universidad de Cantabria.

El último curso de dicha licenciatura le concedieron la beca ERASMUS para concluir su carrera en la University of Limerick (Irlanda), y le gustó tanto la experiencia que, posteriormente, continuó allí sus estudios de Postgrado, obteniendo el Master en “Business Entrepreneurship” al tiempo que trabajaba en un restaurante local.

Su primer trabajo también fue en Irlanda, para la compañía aérea Virgin Express con base en el Aeropuerto de Shannon. Allí comenzó en el call center, recibiendo reservas de plazas para los vuelos y, más tarde, como Crew Controller (controlador de personal de tripulación). Pero en el año 2000, Virgin Express cerró su base de Irlanda y fue entonces cuando Dani pensó que era el momento de regresar a Santander.

En el año 2003 conoció a Silvia, con quien se casó en 2009 y, actualmente, la familia se completa con dos hijos de 8 y 11 años.

Después de alternar diversos trabajos, en 2011 comenzó a trabajar en la empresa familiar de su esposa, que se dedica al suministro de artículos de peluquería y estética con tienda al público, actividad que hoy día continúa desarrollando. En 2022, la empresa cumplirá 40 años de servicio.

Fotográficamente hablando, Dani es autodidacta y un apasionado de la naturaleza y la macrofotografía, destacando notablemente sus fotografías micológicas y de flora salvaje; aunque tampoco resulta extraño que nos sorprenda con un paisaje, con una fotografía de calle o de arquitectura, porque estamos ante un fotógrafo en constante evolución, ávido de sabiduría fotográfica y a quien le gusta experimentar en cualquier ámbito.